Mercado Municipal de Coatepec Ing. Miguel Rebolledo Rivadeneyra: monumento de identidad

Mercado Municipal de Coatepec  Ing. Miguel Rebolledo Rivadeneyra: monumento de identidad

El  29 de septiembre se cumplirán 70 años de la inauguración del mercado municipal; centro de actividades económicas y de convivencia de las personas que diaria, semanal u ocasionalmente acuden a  realizar sus compras.
         Antes de la conquista las operaciones comerciales se realizaban en los famosos tianguis que tanto maravillaron a los españoles, los cuales dejaron constancia en sus crónicas. En el de Tlaltelolco, Bernal Díaz del Castillo admiró entre otras cosas, el orden y clasificación que guardaban las mercancías,  donde  “cada género de mercaderías estaban por sí y tenían señalados y guardados sus asientos”. Su asombro era mayor por la diversidad, calidad y colorido de los productos: oro, plata, piedras, plumas, mantas, ropa de algodón, frijoles, cacao, legumbres, frutas, hierbas, loza, madera y muchas cosas más, que resultaba difícil de consignar. Es así como, la compraventa de productos y mercancías tiene raíces muy profundas.

         En Coatepec, también antes de la construcción del mercado, la venta y compra se realizaba en el tianguis que se localizaba enfrente del recinto parroquial de San Jerónimo y en la mitad del parque Miguel Hidalgo. Allí,  era el punto de encuentro de comerciantes y compradores que venían a ofertar sus mercancías traídas de la región y aún de otros estados. La espléndida imagen captada por la lente del fotógrafo norteamericano C. B. Waite da testimonio de un concurrido domingo  de 1905. En ella, se pueden apreciar personas con los atuendos típicos de sus lugares de procedencia,  los productos ofertados y su forma de comercializarlos.
Coatepec.  Veracruz: Imágenes de su Historia. Fototeca  INAH

Los espacios del tianguis en Coatepec. Archivo Germán Cortés en: Coatepec Antiguo
Fue así, como esos espacios perduraron durante varios años como sitio de intercambio comercial, siendo  hasta ya avanzado el siglo XIX  cuando se decidió adquirir un terreno para dedicarlo a la construcción del mercado.
         La compraventa del sitio quedó pactada en la escritura pública del 17 de noviembre de 1898 cuando el ayuntamiento de Coatepec a través de su representante, Antonio Murrieta Altamirano en su carácter de Síndico, entregó al  entonces propietario del terreno, Domingo Contreras la suma de  4,000 pesos, cantidad por la cual se adquiría la superficie de 8 500 metros cuadrados,  cuyas colindancias se enmarcaban entre las calles de Juan Soto y la del Gallo, después nombrada Miguel Lerdo.[1]
Vista de la calle del Gallo, hoy Miguel Lerdo. Destaca al fondo la construcción que hoy en día, ocupan dos comercios
Fondo Soledad García Morales

         Al acto de colocación de la primera piedra asistió el entonces gobernador del Estado, Teodoro A. Dehesa. Sin embargo, pese a la etapa de prosperidad que se vivía dado el buen precio del café en el mercado internacional y la utilidad que se generaba, la obra de construcción debió esperar un tiempo más. Durante los años subsecuentes, los intentos por construir el edificio no tuvieron resultados positivos y fue hasta la década de los treinta cuando el proyecto comenzó a perfilarse de mejor manera. Para ese propósito intervino con el respaldo del ayuntamiento,  la Junta de Mejoras que operó de 1934 a 1936 la cual estuvo conformada por  Eufemio Gómez, Tranquilino Ronzón y Balbina Fernández Ruiz, quienes se avocaron a entrevistar al gobernador interino Francisco Salcedo Casas, al presidente de la República, Lázaro Cárdenas y  otras autoridades para solicitar  los recursos para la obra. Consiguieron que el gobernador le diera a la Junta de Mejoras, la suma de  5000 pesos  e iniciaron los trámites para un préstamo federal por  40,000 pesos, que proporcionaría el Banco Nacional Hipotecario.  

Teodoro A. Dehesa gobernó Veracruz de 1892 a 1911
Fondo Carmen Blázquez Domínguez
         No obstante que las gestiones iban por buen camino y que incluso en 1937 el gobernador  Miguel Alemán autorizó un crédito de  60 000 pesos, el proyecto continuó sin avanzar pues ese dinero no alcanzaba para la obra, cuyo costo se había incrementado en  90, 000 pesos.
         En 1940, la nueva Junta de Mejoras constituida por Leobardo García Batlle, Alfonso Fernández del Campo, Álvaro Hákim y Gonzalo Durán continuaron con las peticiones de crédito al Banco Nacional Hipotecario y al año siguiente  obtuvieron  que la legislatura contemplara en el presupuesto la cantidad de  24, 635 pesos destinados a la construcción; además de lograr la autorización para que la obra se contratara  el 20 de febrero de 1941, eligiendo al Ing. Miguel Rebolledo Rivadeneyra[2] como diseñador y responsable de la obra.

 Nació en la ciudad de Perote en 1868 y falleció en la ciudad de México en 1962. 
         Pero otros problemas se presentaron y dilataron  el inicio de los trabajos, entre éstos, el alza en los precios de los materiales, incrementados con motivo de la Segunda Guerra Mundial, por lo que se requirieron realizar otros préstamos. El 4 de diciembre de 1942 el alcalde de Coatepec Isaac Mora firmó la escritura por la cual se le autorizó al Ayuntamiento la suma de  240,000 pesos, facilitados por el Banco Nacional Hipotecario, cantidad que tampoco alcanzó y  por lo cual se tuvo que recurrir a otros préstamos.
         Finalmente, el 8 de mayo de 1943 se firmó en la ciudad de México el contrato entre el Ayuntamiento de Coatepec y el Ing. Miguel Rebolledo con la intervención de un representante del banco. El 11 de mayo se iniciaron formalmente los trabajos y el 13 de septiembre de 1945 quedó concluida la construcción.
Días antes de que el contratista diera por concluida la obra
y de que el representante de la obra la recibiera para su vez
hacer la entrega al Municipio, dicha institución dio un
detalle del estado de cuenta que sumó hasta el 31 de julio
del año en curso la cantidad de $ 392,665.41 incluyendo
intereses y últimas estimaciones de cobro al banco.[3]



Archivo Drina Morales publicadas en Coatepec Antiguo

            Con esa suma se erigió el edificio de concreto armado que contenía 161 locales o alacenas, dotado con  servicios sanitarios. La deuda se pagaría  en un plazo de quince años, con el producto de las cuotas de los locales y con los pagos de diversos giros que fueron gravados para ese objeto.
Colección Olivia García Morales
         La fiesta de inauguración se realizó el 29 de septiembre coincidiendo con el  onomástico del constructor.[4]
Por ello,  este mes de septiembre de 2015 en que se cumplen 70 años de la presencia del edificio de concreto armado al que dan vida: vendedores, compradores, visitantes y familias que acuden a comprar y  convivir; el cumpleaños no puede pasar desapercibido y debe ser celebrado como se merece, un monumento de vida, que forma parte de nuestra identidad regional.
Es necesario recordar y agradecer,  a quienes a lo largo de los años directa o indirectamente, con su esfuerzo, tenacidad y trabajo físico hicieron posible la emblemática construcción que constituye un icono de la arquitectura y economía regional.





[1] Informe que a nombre del Ayuntamiento rinde el C. Juan Díaz Muñoz, Secretario de la Corporación Municipal, al inaugurarse el edificio del mercado, Coatepec, Ver., a 29 de septiembre de 1945. Copia que me fue proporcionada por Olivia García Morales, a quien agradezco su gentil colaboración. Documento que constituye la fuente primordial para realizar este texto.
[2] Ingeniero naval.
[3] Op.cit.
[4] San Miguel Arcángel, 29 de septiembre. 

Comentarios

  1. Interesante publicación muy bien ilustrado y documentado, le felicito, reciba un afectuoso saludo

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

Minuta del 5 de septiembre

Documental "María Enriqueta: hija predilecta de Coatepec"

El panteón municipal, primera parte.