Una visita presidencial en el porfiriato.


Al final del siglo XIX, la república tuvo un fuerte impulso industrial cuyo sector más beneficiado fueron quizá las comunicaciones. En diferentes geografías se instalaron transportes de carga, de pasajeros y líneas telegráficas que no solo acortaban los tiempos de traslado sino que conectaron a México a una nueva realidad internacional. Esta situación inherente al –progreso de los países civilizados- no era gratuita ni se ceñía al concepto de utilidad social como hoy lo conocemos, se ejecutaba desde una posición dictatorial y permisiva donde el gobierno de la república daba grandes facilidades a los extranjeros para que invirtieran su capital en el país. Concesiones centenarias, total libertad administrativa de los bienes, cesión de inmuebles, exención de impuestos y un largo etcétera, ubicaban a México como un verdadero paraíso fiscal. Por supuesto, el reconocimiento social y político de los capitalistas era valioso también y por ello las giras oficiales y sus festejos se organizaban como excelente recordatorio del estatus quo y como distractor de la atención popular.

   En este texto "Una visita presidencial en el porfiriato" analizaremos someramente el relato que El Imparcial nos facilita sobre la gira que el presidente Porfírio Díaz realizó en 1898 para inaugurar el Ferrocarril Jalapa-Teocelo. En las ediciones publicadas entre el 28 de abril y el 03 de mayo de ese año se evidencia la logística y la fastuosidad que conllevaron una actividad de este tipo. Si bien la nutrida información puede ser analizada desde diferentes temáticas, nos enfocaremos exclusivamente en su crónica con la intención de generar un relato cronológico de la excursión.

El texto forma parte del tercer número de la revista del Círculo Cultural la cual puede leer de manera íntegra en https://bit.ly/2B41k1w




Comentarios

Entradas más populares de este blog

La reforma educativa de Carlos A. Carrillo y Matías Rebolledo en Coatepec, Ver. (2° parte)

La reforma educativa de Carlos A. Carrillo y Antonio Matías Rebolledo desde Coatepec, Ver. (1° Parte)

José María Tapia: artista de la lente