Algunas notas sobre dos obras de Teodoro Cano.


Tras asumir la dirección de la Facultad de Artes Plásticas en la Universidad Veracruzana, Teodoro Cano comienza en Xalapa gran parte de su trabajo, tanto para esta institución educativa como para otras dependencias gubernamentales. En esos años conforma un grupo de trabajo integrado por estudiantes de Artes, y con ellos se involucra con los municipios próximos a la capital: Coatepec, Xico y Teocelo. Con Teodoro Cano a la cabeza, el equipo se hace cargo de proyectos municipales (murales y monumentos) en donde se le da amplia libertad creativa. El artista experimenta y busca que el resultado de esa experimentación se conjugue con el entorno y sea percibido por una población mayoritariamente rural.

   De ese múltiple conjunto hemos seleccionado dos obras. Un mural en el interior del Hospital de Teocelo y un monumento escultórico en la colonia Álvaro Obregón del municipio de Xico. A partir de ambas se desarrolla una reflexión sobre la creación artística de Teodoro Cano, en ese momento tan importante de su quehacer artístico y que muy poco ha sido abordado (por no decir que completamente ignorado) por la crítica especializada. Carlos May, cronista de Teocelo dice sobre la primera obra: “El maestro Cano, […] diseña, supervisa, hace adecuaciones y detalla el mural que se encuentra en el interior del Hospital “Amelia Cerecedo” […] y que representa un vientre materno”. Salvo su ubicación y la información de su placa, no se tiene más información de la obra denominada “El crucero”, monumento fechado en noviembre de 1973 y que se encuentra en medio de las vías comunicativas que conectan a los municipios vecinos de Xico, Coatepec y Teocelo.


Escultura "Crucero". Xico, Ver.


Mural en el Centro de Salud "Amelia Cerecedo", Teocelo, Ver.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

La reforma educativa de Carlos A. Carrillo y Matías Rebolledo en Coatepec, Ver. (2° parte)

La reforma educativa de Carlos A. Carrillo y Antonio Matías Rebolledo desde Coatepec, Ver. (1° Parte)

José María Tapia: artista de la lente