LOS SANFERMINES



8 de julio de 2017 sábado

            


            A la voz estentórea del TXUPINAZO DE JUANITO en las fiestas de San Fermín,   aficionados a los deportes  extremos compiten con los encastados miureños, torrestrellas, ymbros o victorianos que salen en tropel hacia la plaza de toros de PAMPLONA en la mera NAVARRA, dejando a su paso la emoción y el palpitar de miles de espectadores.


                El ENCIERRO es una tradición que tiene su origen en la EDAD MEDIA; se refiere al traslado de los “astados bravos” desde los campos de pastoreo y que van directos al gran redondel taurino a reunirse con sus matarifes. Hoy en día, la carrera se practica a las ocho de la mañana con seis INDOMABLES BURELES,  acompañados de ocho “cabestros” o toros mansos con el cencerro puesto, persiguiendo a la muchedumbre, que con su atuendo blanco y su rojo pañuelo al cuello (antes era una pajarita) van cargados de adrenalina a JUGARSE LA VIDA.


                El trayecto de más de 850 metros inicia con la cuesta de la estrecha calle de Santo Domingo; se amplía el recorrido en la Plaza Ayuntamiento hasta desembocar en la calle Mercaderes; en un corto recorrido, entran a la peligrosísima curva anterior a la calle de Estafeta; ahí inicia la jornada más prolongada, hasta llegar al “apretado callejón” que encausa a las puertas del mayor COSO de toda Navarra para entrar triunfantes a la arena en un “eterno tiempo” de casi cuatro minutos. Ernest Hemingway en su novela FIESTA publicada en 1926, narra las aventuras de Jack Barnes y su prometida Brett Ashley, los protagonistas en estos “sanfermines”, encarnados por el Tyron Power y la Ava Gardner en la película filmada en 1957.


                A pregunta expresa, los pamploneses no conocen la vida de San Fermín, pero eso no es motivo para que no le rindan culto y le agradezcan por las verbenas y francachelas de los nueve días que dura este “pinche guateque” donde los precios de todo suben descomunalmente.  Caso contrario a mis orgullosos vecinos xiqueños, que este año tendrán que prescindir de ésta su fiesta y tendrán que conformarse con difundir vida y milagros de la “SANTÍSIMA MADALENA” y de su disipado guardarropa que bien pudiera ser la envidia de cualquier diseñador de modas, así como arrimarle el fuego a los cientos de docenas de cuetes, azote de los perros de vecindario.


                Amigos, lo mejor de la XIQUEÑADA del próximo 22, es que van a poder andar sin cuernos que los persigan pero pletóricos de verde y mora porque recuerden que el alcohol es la “causa y la solución” a todos los problemas… ¡salud!.


                Ánimo ingao…!!!


                Con el respeto de siempre Julio Contreras Díaz



Comentarios

Entradas más populares de este blog

Arq. Armando Bravo.

73 aniversario del mercado municipal “Ing. Miguel Rebolledo Rivadeneyra”

Documental "María Enriqueta: hija predilecta de Coatepec"