HÉROES Y VILLANOS

           

30 de julio 2017


          La historia de México, está hecha de héroes y villanos. Francisco Ignacio Elizondo Villarreal, protagoniza una de las más encarnizadas traiciones que ocurrieron en la lucha por la independencia, la misma que acaudillaba el carismático y benévolo cura don Miguel Hidalgo y Costilla.

             Ignacio Elizondo, nació en 1766, en el valle de Nuestra Señora de Salinas, hoy Salinas Victoria, ubicada a 30 kilómetros al noroeste de Monterrey Nuevo León. Miembro de familia numerosa, en su tierra natal junto con sus ocho hermanos se dedicó a la ganadería y a la explotación de la sal agrícola. El negocio no fue nada bien pero Don Ignacio ya medio viejón encuentra un "padrinote" que se desempeñaba como Virrey de la Nueva España y éste en un santiamén lo nombra teniente de caballería en Pesquería Grande. Sus excelentes relaciones con los milicianos le facultan hacer una rauda carrera, y muy pronto es el que despacha como capitán de dragones de la Punta Lampazos, condición que le consiente practicar el deporte extremo de la caza y lapidación de los bárbaros lipanes y temidos comanches.

            Como creía merecer abundancia, una vez que se hizo de poder, dinero y liviandad, decidió dejar esa chamba, que por supuesto el mando superior no se lo permitió, siendo pretexto suficiente para que en la víspera de la gesta heroica, fuera a pedir ocupación al bando de los insurgentes. Allende, Jiménez, Aldama e Hidalgo, le otorgan toda la confianza sin imaginar que estaban conviniendo con el felón. Cinco meses bastaron para que este chaquetero personaje, fuera con la propuesta al jefe Venegas de acabar con la insurrección y con todos sus protagonistas. 

El plan: la traición.
El lugar: Acatita de Baján, Monclova, Coahuila.
El premio: el grado de coronel del ejército español.
La fecha: febrero de 1811. 

            El traicionado padre Hidalgo, recibe la pena capital, lo ejecutan en Chihuahua el 30 de julio de ese año, y para escarmiento de todos exhiben su cabeza en una jaula colgada en la Alhóndiga de Granaditas. Esta Historia nos la platicó la maestra Ana María García Zenil, allá por el año de 1962 y de plano sí se la creímos y si de casualidad ven la bandera a media asta, es por conmemorar el CCVI aniversario del fusilamiento del prócer.

                Amigos tengan mucho cuidado, porque "es fácil esquivar la lanza, más no el puñal oculto".


               Ánimo ingao....!!!


              Con el respeto de siempre Julio Contreras Díaz.


Comentarios

Entradas más populares de este blog

Minuta del 5 de septiembre

Documental "María Enriqueta: hija predilecta de Coatepec"

El panteón municipal, primera parte.